20061221

Portada Nº 4


20061220

Identificación

Director

Anderson Jaimes R.

Cronista Municipal

Jorge O. Alviárez M.

Trascripción

Raley Zambrano

RyR Publicidad

Ilustraciones

Oscar Casanova

Fundación de Galería de Arte

“El Punto”

Director

Anderson Jaimes R.

Secretario

Antolinez Castro

Tesorero

Iván Hernández

Calle 4 con carrera 8 esquina, Casa de la Cultura Pedro Antonio Ríos Reinas. San Juan de Colón Edo. Táchira

Publicado por:





Fundación Galería de Arte “El Punto”

Auspicios:

Instituto Autónomo Municipal de la Cultura

Presidente:

Prof. Gladis Castro


Bitácora noche Adentro

BITÁCORA

NOCHE

ADENTRO

E. Alexander Moncada Colmenares

NÁUFRAGO

Ayer me detuve en cien esquinas a pescar las mariposas del viento

Encontré horas regadas por la arena de la noche

Ahora crezco con las sombras donde reposan los suspiros de las palmeras

Y me asombro con el dolor que el silencio marca en sus olas

Más naufrago que las madreselvas sin ventana

Cuando las tinieblas en su marea me ahogan recuerdo la oscuridad.

PLAYAS DE MEDIANOCHE

Cantos de olas al filo de la madrugada devueltas por el susurro de las huellas perdidas

Entonces busco la espuma de los versos que acompañaron los pasos en un paraje perdido

Es el final de los tiempos sin dolientes marcados por la vorágine de la mar muerta.

NAVEGANTE FANTASMA

Una tarde de abril perdí la brújula que me llevaba al puerto de tus sienes y me dormí en la mar de tus cabellos, navego en la desesperación del limbo que me aleja de las costas de tus senos y sueño en la sinfonía de tu voz que como faro me guía en las tinieblas de mi religión oceánica.

PUERTO MALDITO

La esquina y la noche

Hambre de sentidos

Cualquier pescador hace milagros

Pero el mismo cielo se eclipsa en tu nombre

Con la barca vacía

Y el corazón sin puerto.

DESTINO TU PECHO

Con la visibilidad en el alma y el corazón como itinerario zarpó el Bergantín cargado de sueños y en la fantasía que me urge el puerto de tus senos pongo rumbo a mis besos.

MEDITERRÁNEO

Tengo un destierro en mis playas y por ellas dejo huellas

Al lado erguido de mi costado

Me conformo con la espuma que viene del sur

Y si tu coral no vuelve a mis costas

Yo desnudo el amor

Que el tiempo

Descubre

Mediterráneo

Hoy no ubico tu puerto

Los galeones del más allá se me hacen neblina

Y los caminos que juegan con el néctar de tu palabra

Hoy no los escucho

Pues la magia que la razón pone a proa

El astillero de la esperanza los deja anclados sin mar.

BITÁCORA NOCHE ADENTRO

Recojo la piel de la noche

Siembro las cuadras de ecos

Y en las esquinas dejo huellas

Pongo proa al silencio

Y muy adentro de la oscuridad

Me arremango la neblina al cuello

El único lucero en el tapiz del cielo me sirve de faro

Justo cuando la campanada postrera

Me anuncia que tu ya no estas

Voy a extrañar los caballos de fieltro que llevaron el relojero maldito hasta el filo de madrugada, para que petrificara los tiempos a eso de las 12 en punto.

Voy a extrañar la neblina que amordazó los vientos y dejo libres los fantasmas de rockolas lejanas, al pie de la plaza.

Voy a extrañar los ecos de las esquinas y las lagrimas de las nubes, hechas brisas trasnochadas y mundanas, como la bohemia que alberga la fauna noctámbula y terráquea de las avenidas.

Voy a extrañar los coloquios en el patio de ladrillos rojos, con techo de cielo y estrellas, voy a extrañar las romerías para el conjuro del verbo que me permitía bordar aquelarres en la frontera de la noche.

PREMONICIÓN

He de morir a eso de las 5 de la tarde un día de estos por un abril cualquiera preferiblemente de pie, buscando alivio al cansancio mediterráneo, que me hiela los huesos.

He de morir sabiendo que sólo yo… se de la muerte que me tocó vivir, una tarde plomiza por un abril cualquiera, allí mismo donde deje de existir para volver a vivirte como acuarela china.

He de morir con una bandera de sargazos en las manos, enarbolando la locura del quinto cristal al 2%; velando los restos de una bohemia, a eso de las 5 de la tarde un día de estos, preferiblemente de pie por un abril cualquiera.

Cada piedra cuenta una historia y cada huella desanda un camino

Por las dehesas del Olimpo viajaron los peregrinos cantando leyendas

Y por los senderos del cielo se fugaron las nubes

Hoy recuerda la lontananza como se fueron los rayos del sol

El óleo que pintó el juglar dejó escarcha de panderetas

Con el tiempo volvieron las musas a libar del viento sus llantos

Entonces se crucificaron los siglos, allí donde dejaron de ser eternos los Dioses.

Estoy cansado de la poesía que nace en las cuatro esquinas del léxico

Hace cuatro décadas que no siento el cansancio de mi locura

Pero en el sueño de estas mareas de olvido donde la noche juega al verso

Compongo para la lechuza de la media noche

Melodías de canto marino

Estoy cansado de la poesía que nace en las cuatro esquinas del léxico.

Hace cuatro décadas que no siento el cansancio de mi locura

Pero en el sueño de estas mareas de olvido donde la noche juega al verso

Compongo para la lechuza de la media noche.

Melodías de canto marino

Te pensé una noche como tinaja de agua fresca y siempre fuiste panal de miel virgen que me sacio la resaca de tanto añorarte y que por culpa del letargo hoy me es ajena.

Es por las nubes de equinoccio que ofrendaron los druidas y por septiembre se recogieron los pergaminos de los duendes al compás de los clavicordios de luna llena, donde el amor profano se diluye en la fantasía del mago hacedor de ilusiones, entre montañas de escarcha e hileras de serpentina.

Hay muchas voces y algunas letras, pero todas nacen en el mismo mar de celofán por donde navegaron los galeones de fieltro, para siempre morir varados en las playas de azafrán.

He visto diminutos seres bebiéndose la noche

Devorando el ocre de los espacios vacíos

Fumándose el hastió y el silencio en un solo cigarro

Espantando las sombras con tertulias de bohemios

Y luego huir con el eco de los versos en sus bolsillos.

Tengo planes para darle vida al mar muerto

Y he descubierto los conjuros de los aquelarres

Que perpetúan tu calor en el frío del silencio

Conjuro los vientos y desdeño los atardeceres, nazco y muero en la soledad de cada noche

Para renacer como el Fénix de las cenizas que el opio de las sombras me brindan.

POSDATA DE LA BITÁCORA

¿Qué pasará al final de la noche, cuando del Quinto Cristal no exista más que la locura al 2% del Camaleón?.


Torres de Papel

El Arlequín Bohemio

Torres

de

Papel

I

Ella me llamó sin que la penumbra la oyera

Sació mi sed de ébano

Me permitió saborear las mieles

De su sonrisa vertical

En el silencio de mis labios.

II

Entonces las virutas de las sombras aletargaron más allá

de los confines de la noche y el Arlequín Bohemio quebrantó

su promesa de no buscar sus colores en el quinto cristal.

III

Me parecen viejas todas las huellas y las canciones de

rockolas se me olvidaron, aun así como pordiosero del

tiempo mendigo los segundos, para acompasar las

campanadas que anuncian el último viento.

IV

Oquedad sin limite

Epitafio....

Nocturnidad erizada de neón

Silencio....

....Bruma e incienso

Copulas de fantasmas que anidan y rezan por su redención.

V

Para dejar de navegar las sombras naufragué la barca de mis memorias

Cerré con un conjuro la Bitácora Noche Adentro.

VI

El titiritero dejó a los gitanos....

Sus aquelarres....

Y ellos hicieron magia...

Con sus cenizas.

VII

Aunque me olvide alguna vez de donde vienen las nubes

Siempre sabré donde nacen sus cantos de lluvia porque me lo

Confesaron los vientos de agua....

.....una tarde de Junio.

Cuadrúpedos de Fieltro

Eran centauros al principio de los tiempos

Un martíni les enajeno el galope y cabalgaron las olas

Hasta la aurora de papelillo.

Celada

La trampa estaba en la alcoba

La oscuridad cómplice blasfemó la conjura

Y el pliego que erizo la piel marcó la caricia

Erotismo de papel y pluma

Artera noche.

Espejismo

Me siento traicionado por las nubes de Botero

Yo le di las formas y ellas se hicieron agua

Crucificaron los vientos en palmeras y me lanzaron

el silencio en cascadas de ecos.

Tres

Tres fueron y donde miran la oquedad

Tres llegaron para morir contando soles

e hileras de sombras.

El Alquimista

Convirtió los sueños en moldes para el frío

Entonces incrusto olores y tiempos en el anillo de huesos

Tal vez no pueda crear estirpes pero nace cada noche

Renovado en los cuatro elementos.

Reliquia

Del viejo armario salieron las promesas

Caja de Pandora

Papiros del techo

Esquinas del costado labradas con sal....

....verdades del clavicordio

....que anuncia el oxido del olvido.

Erotismo al 1 %

Artimaña que el cuarto guarda

Desenfreno de pieles que juegan a la gota

Infortunio por el retardo del suspiro

Limbo que macera la angustia

....Entonces nocturnidad tapizada de besos.

Descanso las huertas de mis huesos

Sin embargo les doy cien playas para el invierno

Tal vez sean nidos de candelabros y ebrios dioses al pie del altar.

Hileras de Papel

Hileras de papel

Payaso azul

Crónicas de serpentina y confeti....fiesta de la palabra.

Entonces

Entonces señora no hay cuentos

Sólo angustia

Urbana ansia

Mármol esculpido con barajas marcadas

Y en definitiva el baile retro con su eco

de tacones lejanos.

Confesión

Aquella búsqueda que me empecinó los miedos la hice por las noches, conversando con las esquinas de mis penas.

Entonces me escurrí en las sombras, coleccionándote los miembros, oliéndote las tallas, suspirándote las ganas.


Final

Cuantos Dioses invocados y reyes sin trono, los magos fueron urgidos en la melancolía del conjuro y los reinos desamparados ardieron en su lujuria por mil años más, hasta que el profeta de la noche le madrugó al olvido y decretó la luz en medio de la soledad, para darle nuevos estandartes a la senectud del fuego. Ahora más que nunca vivo del aura que brota en las orquídeas, bajo la mirada de una estatua de azafrán, por donde las llamas con un temblor de hojas, son arrastradas por el aliento del huracán que vino a conversar con el miedo.


Eudes Alexander Moncada

Nace en San Juan de Colón el 12 de Junio de 1962. Su actividad poética la inicia desde la adolescencia. Ha realizado el taller “Una aproximación a la Creación Poética”, dictado por el CONAC en 1996. Es miembro fundador de “Taller Literario La Trilla”, San Juan de Colón 1996 – 1998. Tiene una destacada participación en el concurso de Literatura mención Poesía de la Dirección de Cultura y Bellas Artes del Estado Táchira con el poemario inédito “Siembra de Poda”, en 1997. Es organizador del I y II Recital poético Ferias y Fiestas de San Juan de Colón 1998 – 1999. Ha participado en el V, ViI, VII, VIII, IX, X, XI, XII y XV “Encuentro binacional de escritores colombo venezolano” en las ciudades de San Cristóbal y San José de Cúcuta en el periodo 1996 – 2006. Ha escrito los siguientes poemarios aun inéditos: “Siembra de poda”, “Arlequín Bohemio”, “Crónicas mundanas”, “El diario de la lechuza”, “Bitácora Noche adentro”, “Torres de papel”. Sus poesías han sido publicadas en las revistas “El Lápiz”, “Visor Cultural” y “Sinopsis”.


Oscar Casanova

Nace en San Juan de Colón en 1970, inicia su formación como artista en la Casa de la Cultura Pedro Antonio Ríos Reina. Es egresado de la Escuela de Artes Cristóbal Rojas de Caracas. Ha ilustrado distintos suplementos culturales en la región. Como artista plástico ha expuesto su obra en los centros culturales más importantes de Caracas, Táchira, Mérida, Trujillo y Aragua, además de países como Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Cuba y España.


Portada Nº 3


Identificación

Director

Anderson Jaimes R.

Cronista Municipal

Jorge O. Alviárez M.

Trascripción

Raley Zambrano

RyR Publicidad

Ilustraciones

Oscar Casanova

Fundación de Galería de Arte

“El Punto”

Director

Anderson Jaimes R.

Secretario

Antolinez Castro

Tesorero

Iván Hernández

Calle 4 con carrera 8 esquina, Casa de la Cultura Pedro Antonio Ríos Reinas. San Juan de Colón Edo. Táchira

Publicado por:

Fundación Galería de Arte “El Punto”

Auspicios:

Instituto Autónomo Municipal de la Cultura

Presidente:

Prof. Gladis Castro


Contenido

Presentación

Historia

- La creación de la Provincia del Táchira

Miguel Ángel Salamanca

- La Autonomía Estadal

Rafael María Rosales

- Sesquicentenario de la Provincia del Táchira

J.J. Villamizar Molina

- La antigua provincia del Táchira, origen de la mentalidad Tachirense.

J. Pascual Mora G

Cultura

- El museo del Táchira y las excavaciones arqueológicas en el Municipio Ayacucho, entrevista a la Antropóloga Reina Durán

Anderson Jaimes

Crónica

-¿La fundación de Colón?

Hernán Ramírez

Estudios

-El aula interactiva del siglo XXI

Nelson Garzón

Literatura

- La princesa encantada de la Urbina

Alexander Moncada

Presentación

San Juan de Colón la ciudad de las Palmeras está ubicada sobre una extensa meseta inclinada, donde existen numerosos vestigios que demuestran como en la época precolombina, estas tierras fueron asiento de una civilización de mediana cultura dedicada a la agricultura, la caza, la pesca y la recolección. Pero también desarrollaron notablemente la artesanía, la alfarería y las manifestaciones rupestres. De estos quedan aun muchos testimonios hallados a lo largo del tiempo así como la gran cantidad de petroglifos esparcidos por el Municipio que hablan del número e importancia que tenía el poblamiento indígena de este territorio custodiado por el milenario y emblemático cerro “El Morrachón”.

La tradición oral ha conservado los nombres de algunas parcialidades aborígenes que habitaron las tierras de lo que actualmente se conoce como Municipio Ayacucho, a la llegada de las huestes españolas. Entre otras se encuentran Motilones, Teconequeas, Lorazas, Cacunabecas y los Guaramitos o Garamito, que fueron reducidos y encomendados por Nicolás Palencia en 1951 según ordenes del Capitán Juan Maldonado.

Para el año 1634 el Capitán General Juan de Pacheco Maldonado, Gobernador Provincial de Mérida, otorgó estas tierras en repartimiento a Rodrigo Sánchez de Parada, regidor perpetuo de San Cristóbal. Sin embargo y a pesar de estos datos, no existe la mención de un acto fundacional sobre este territorio conocido para entonces como "Sabana de San Juan" o "San Juan de los Llanos". La formación de la célula poblacional que generó la vida de esta población surgió espontáneamente como resultado de la conjugación de factores humanos, geográficos, climatológicos e intereses agrícolas y pecuarios que también han determinado el crecimiento orgánico y efervescente a través de los siglos.

El 29 de noviembre de 1831, la diputación Provincial de Mérida, acordó la erección de la población en Parroquia Civil, denominándose “San Juan de Lobatera” infundiéndole vida propia, nombrando autoridades y delimitando su territorio. Desde el 1 de marzo de 1884 es la capital del Municipio Ayacucho, cuando la Asamblea Constituyente del Gran Estado de Los Andes crea esta circunscripción.

Los pobladores de esta comarca siempre han tenido una atracción muy especial hacia las manifestaciones artísticas y culturales. Desde el antecedente indígena que deja testimoniada esa sensibilidad en artesanías, cerámicas, pequeñas esculturas y dibujos en cuevas y petroglifos, hasta la formación de un movimiento cultural constituido por numerosas agrupaciones culturales dedicadas especialmente a la música, el teatro, la danza y las artes plásticas. Para el año 1904 se crea de manera oficial la primera institución cultural, a pesar de estar funcionando con muchos años de anterioridad, la Banda Municipal Ayacucho.

Para esa misma época, en 1906, el periódico colonense "Ecos del Norte", señala la existencia de un taller de Artes Plásticas perteneciente a Salomón J. Peña quien ofrece sus servicios como paisajista, retratista muralista y tallador, contando para ello con la ayuda de un pequeño grupo de alumnos. Desde entonces la presencia de artistas plásticos fue una constante en el desarrollo de San Juan de Colón. Importantes iniciativas culturales se fueron gestando con el transcurrir del tiempo, destacándose la labor del Comité Pro-Cultural en la década de los 40 y que dio una referencia organizativa al arte y la cultura en todas sus manifestaciones.

Con la creación de la Casa de la Cultura Pedro Antonio Reina en los años 70, se le dio mucha importancia a la formación académica de los artistas. Otro importante impulso lo constituyó la Fundación de Artistas Colonenses, que en los 80 y 90 unificó y potenció las actividades culturales. Ante este crecimiento cultural reforzado con la presencia de artistas locales formados en la capital de la república, surge la necesidad de crear un espacio expositivo, formativo y potenciador de esta actividad en la región. Es así que nace la "Galería de Arte El Punto" el 22 de Julio de 1999.

Desde entonces ha venido realizando una importantísima labor en pro del conocimiento y proyección de nuestros artistas. Igualmente se ha consolidado como un espacio para el intercambio y la formación artístico -cultural. Con más de 65 exposiciones y una gran cantidad de actividades formativas y de difusión, la Fundación Galería de Arte El Punto viene trabajando, gracias al aporte desinteresado de artistas, cultores y personas sensible al hecho cultural, en la proyección de las Artes Plásticas en este rincón de Venezuela.

Sin embargo, son muchos los retos que hoy día viene presentándosele a la Fundación. Estos se orientan por la necesidad de realizar acciones efectivas para la conservación, rescate y difusión del patrimonio histórico y cultural, que ante la indiferencia de personas e instituciones, poco a poco se ha venido destruyendo. La experiencia de los miembros de la Fundación en el área se remonta a varios años, pero hoy día se quiere asumir de manera institucional este reto que responde a la creciente y urgente necesidad de salvaguardar, conservar y difundir nuestra memoria y nuestras raíces.

Por todo esto la Fundación de Galería de Arte El Punto asume la responsabilidad de continuar esta revista dedicada a la difusión de estudios, artículos, ensayos, etc., relacionados con todo lo relacionado a la memoria histórica regional, local y nacional, al estudio del fenómeno cultural y a la promoción de los valores literarios propios de la región. Sinopsis se convierte en medio de expresión de todos los integrantes del movimiento artístico cultural de nuestro Municipio y nuestra Región.

Lic. Anderson Jaimes R.

Director Galería de Arte El Punto


La creación de la Parroquia del Táchira

Lic. Miguel Ángel Salamanca

Historiador


Los grupos étnicos que vivieron en el espacio que conocemos como Estado Táchira pertenecieron a las familias Caribe, Arawuaco, Chibcha y quienes tenían una forma de convivir con la naturaleza, de gobernarse, de relacionarse con otros grupos y entre sí. Entre ellos había una gran variedad de relaciones como las establecidas entre grupos que se consideraban a sí mismos como parientes, hasta las que simplemente no se entendían, no se aceptaban. Esto va ha demostrar claramente como desde antes de la llegada del elemento español, dentro de éste ámbito geográfico ha existido un cierto criterio de unidad que llevó a estos seres humanos a diseñar formas de organizar, administrar, gobernar y vivir el espacio.

En el año 1547 viene de la ciudad del Tocuyo el capitán Alonzo Pérez de Toloza entrando por todo el piedemonte andino llanero desde la zona del río Uribante. Se convierte en el primer grupo español en recorrer parte de la depresión del Táchira en el nudo donde se difulca la gran cordillera de los andes, un gigantesco abra; accidente geográfico que tiene la singularidad de invitar al asentamiento humano y estimular el paso de grupos humanos en uno y otro sentido, lugar de paso de grupos caribes hacia el interior del continente y desde la cordillera central de Colombia hasta el lago de Maracaibo.

En 1558 parte desde la ciudad de Pamplona Juan Rodríguez Suárez, uno de los conquistadores más sanguinarios que pisaron esta tierra. En busca de la tierra de las Sierras Nevadas donde fundaría la ciudad de Mérida a pesar de no tener autorización del cabildo de Pamplona para dicha fundación. El Rey de España había prohibido para entonces la fundación de nuevas ciudades. El cabildo envía al capitán Juan Maldonado para someterlo y enviarlo prisionero. Sin embargo Rodríguez Suárez es el primero en realizar fundaciones hispánicas sobre el territorio de los andes venezolanos sobre la base humana indígena que había en la región.

Sobre este principio se continúan realizando fundación de nuevos poblados españoles pero no bajo la categoría de ciudades, sino de Villas, de modo de no contradecir las disposiciones reales, Juan Maldonado funda en 1561 la Villa de San Cristóbal posteriormente se funda La Grita y otras más. Así tenemos en el espacio unas ciudades – villas que tenían sus autoridades, como alcaldes, justicias, rentan; había una vida política de ciudad con participación ciudadana en el cumplimiento de derechos y deberes, con problemas, demandas, líos e incluso litigios de los grupos indígenas contra españoles y curas doctrineros.

Los problemas de entonces parecen muy similares as los problemas que hay ahora en la región. El problema de la tierra, los españoles querían las tierras de los indios al ver que ellos tenían mejores tierras, más convenientes para sus proyectos productivos; muchas veces los indios, manejando también las mismas armas que le daba el gobierno, demandaban y llegaron incluso a ganar litigios que fueron resueltos en las cortes de Bogotá.

Hasta el año de 1777 el territorio formó parte del virreinato de Nueva Granada cuya frontera se encontraba en la zona de Trujillo que dependía de la Real Audiencia de Santo Domingo tanto política como eclesiásticamente. Por ésta razón muchas diligencias de tipo administrativo de los pobladores de la zona realizaban en Bogotá, capital política administrativa de la región. Por ello se llegó a decir que los andinos eran reinosos, por esa dependencia con el Virreinato.

Durante este periodo se realizaron las fundaciones de las ciudades tachirenses. Así San Cristóbal en 1.561, La Grita en 1.576, Capacho en 1.642 y Lobatera en 1.600. Hacia 1588, por Real Cédula se erige la gobernación de La Grita, con un gobernador que tenía facultades de tipo administrativo en incluso en algún nivel facultades de tipo eclesiástico.

Por Real Cédula de 1607 se erige el corregimiento de Mérida, convirtiéndose en el epicentro político de los territorios de La Grita, La Villa de San Cristóbal, la Villa de San Antonio de Gibraltar y de la misma ciudad de Mérida, siendo la primera entidad política creada en la región andina.

Esa Real Cédula de 1625 eleva el corregimiento a la categoría de Provincia, adquiriendo un mayor nivel organizacional. La Provincia estaba comprendida por los territorios de los que es Mérida, Táchira, Barinas y Apure. Luego en 1676, también por Real Cédula, esta Provincia es anexada a la ciudad de Maracaibo, que había dependido antes a la Gobernación de Venezuela, es decir que sus asuntos judiciales, administrativos y políticos eran dilucidados en Santo Domingo hasta 1676 cunado la Provincia de Maracaibo es anexada al Virreinato de Santa Fe de Bogotá. Se crea así la Provincia de Maracaibo con capital en Maracaibo y comienza a ser llamada la Provincia de Mérida del Espíritu Santo de Maracaibo pasa a formar parte, junto con otras Provincias a La Capitanía General de Venezuela.

Los últimos años del siglo XVIII y los inicios del XIX significa el inicio de los movimientos independentistas, así en 1810 la junta suprema de Caracas, producto de estos movimientos van a crear la “Provincia de Mérida”, que comprendía la zona del Táchira. En la Constitución de 1811 se le dará a Venezuela una forma de organización federal, donde las Provincias van a tener una constitución propia y están dotadas de niveles importantes de autonomía. Esta Provincia de Mérida pertenecía a una entidad político – administrativa mayor conocida como departamento. La provincia de Mérida pertenecía al Departamento del el Zulia, compuesto por las provincias de Coro, Trujillo, Maracaibo y Mérida. En la ley político territorial de 1824. Se ratifica la figura de los departamentos y sus respectivas provincias.

En septiembre de 1825 sucede un hecho muy interesante, a Alcaldía de Cúcuta lanzó una idea, la de crear una provincia integrada por los cantones de San Cristóbal, San Antonio del Táchira, Villa del Rosario, Salazar de Las Palmas, San Joseph de Cúcuta y las Parroquias de Bochalema y Chinacota. Los cantones eran subdivisiones administrativas de las provincias y las parroquias subdivisiones administrativas de los Cantones. Esta propuesta fue llevada incluso a San Cristóbal. Debemos recordar que para esa fecha todos estos territorios formaban parte de la Gran Nación creada por Simón Bolívar, conocida como “La Gran Colombia”.

El origen de ésta propuesta era el hecho de las lejanías de las capitales de Nueva Granada y Venezuela, es decir, Santa Fe de Bogotá y Caracas. Además de existir en esta región un proceso de relación e identidad muy defendida en muchas expresiones, sobre todo en lo que es hoy el Norte de Santander y el Táchira.

En el código de tribunales de 1855 se establece que en cada provincia había un juez. Las comunicaciones con Mérida para la época eran sumamente difíciles lo que aumentaba el estado de aislamiento del Táchira en relación a la capital de la provincia. Esto hacía sumamente difícil el inicio y desarrollo de cualquier proceso judicial.

En 1855 la Municipalidad de San Cristóbal le propone al Congreso Nacional la creación de la provincia “Torbes”, que estaría conformada por los cantones de “La Grita”, “Lobatera”, “Táchira” (San Antonio) y “San Cristóbal”. En 1856, el 11 de marzo, el congreso decreta la creación de la nueva provincia bajo el nombre de “Táchira”. El 14 de marzo de 1856, hace hoy 150 años, el presidente José Tadeo Monagas decreta el ejecútese de la creación de esta provincia designa como gobernador interino, quien va a tener la responsabilidad de organizar.

La decisión de Monagas se materializa el 1º de julio de ese año. Nombra como gobernador interino a Pascual Casanova quien tenía la responsabilidad de organizar todas las ramas del poder público, es decir la hacienda, la Junta Suprema de Caminos, la junta de abolición y el nombramiento de jueces. La nueva provincia estaba constituida por los Cantones de La Grita, que daría los límites con la provincia de Mérida; el Cantón de Lobatera, escirción de San Cristóbal que daría los límites con Maracaibo; el Cantón del Táchira limitando con la República.

Pascual Casanova duraría con el poder cinco meses organizando toda la estructura de la nueva provincia. Casanova era el presidente de la Cámara de Representantes del Congreso Nacional, había nacido en Santa Bárbara del Zulia y era hombre de confianza del presidente Monagas cumpliendo un papel importante dentro de los gobiernos liberales. El primer gobernador toma también importantes medidas contra la epidemia de viruela, igualmente sobre la situación de las cárceles, los carceleros trabajaban ad honoren trayendo como consecuencia una crisis muy profunda dentro del sistema carcelario de entonces. Este problema que enfrentó fue el de la circulación de moneda falsa así como los conatos de epidemia de cólera por la zona sur de la provincia.

El primer gobernador crea el periódico de circulación quincenal conocido con el nombre de “El 14 de Marzo”. En él se anunciaban las políticas implementadas y solicitaba la colaboración de los ciudadanos y su parecer, ciertamente limitado, de los caminos a seguir en la organización de la nueva provincia.

Las municipalidades de los Cantones de la provincia solicitaba la solución de problemas que hoy día parecen los mismos que afectan a las comunidades tachirenses: vías de comunicación, seguridad, justicia y educación como venos es la historia la que nos hace comprender el presente, lo que somos hoy día y por ello es el paso sobre el cual se construye el futuro de la región.


Palabras pronunciadas el 14 de marzo de 22006 durante el acto de celebración de los 150 años de la creación de la Provincia del Táchira.


This page is powered by Blogger. Isn't yours?